Corto

La importancia de la leche para regular la presión arterial.

La importancia de la leche para regular la presión arterial.


El riesgo de enfermedad cardiovascular y hemorragia cerebral (accidente cerebrovascular) es mayor en personas con presión arterial alta. En la actualidad, se sabe que una dieta rica en frutas y verduras y productos lácteos bajos en grasa permite una disminución significativa de la presión arterial.
El funcionamiento normal del sistema vascular está controlado por numerosos mecanismos, entre los cuales la enzima convertidora de angiotensina (ECA) es la clave para la presión arterial periférica a través de su acción en la conversión de angiotensina I en angiotensina II, un potente vasoconstrictor.
La inhibición de la ECA puede conducir a modificaciones hipotensivas que afectan muchos parámetros fisiológicos, incluida la presión arterial.
La hidrólisis de la caseína bovina produce péptidos que inhiben la ECA, llamados casokininas, y proteínas de suero de leche. En el curso de los procesos tecnológicos (leche fermentada, queso), se producen cantidades significativas de péptidos fuertemente inhibidos por ACE (Costin G.M., 2006).
Por otro lado, un número impresionante de investigaciones (en animales, estudios epidemiológicos, ensayos clínicos en humanos) han resaltado el papel beneficioso del calcio en el control de la presión arterial.
La ingestión de calcio de la leche y los productos lácteos tiene un efecto más importante en la reducción de la presión arterial que los suplementos de calcio.
Además de los efectos antes mencionados, el consumo de leche y productos lácteos tiene una influencia beneficiosa general en el cuerpo, de la siguiente manera:
• apoya la actividad física (moderada o de rendimiento), pudiendo reemplazar las bebidas energizantes (a veces controvertidas) u otras ayudas para el ejercicio;
• intensifica la vitalidad, en particular, para los ancianos, evitando un proceso de degeneración de la memoria, el esqueleto y los músculos;
• mejora la salud: los componentes de la leche proporcionan a la piel y al cabello las vitaminas, minerales, lípidos y proteínas necesarios para el mantenimiento y la recuperación.
La solicitud diaria pone a prueba nuestra vitalidad y sistema nervioso. El estrés psíquico está en niveles muy altos. La aglomeración urbana y la contaminación aportan su contribución total a la reducción de la resistencia del cuerpo.
¿Qué queda por hacer para mantenerse al día con los desafíos diarios?
Descansemos por la noche con un sueño de 8 horas y desayunemos.
Al beber leche regularmente, protegemos a nuestra familia.